Compartir

250g de harina de trigo sarraceno

1 pizca de sal y otra de pimienta

1 huevo

500ml de agua

2 cucharaditas de aceite

Queso, jamón dulce, salmón…

Primero, cogemos una gran ensaladera. Mezclamos la harina, el huevo y añadimos el agua. Con tu mejor batidora, lo bates todo hasta obtener una masa lisa, fina, bonita. Vamos, la masa perfecta.

La receta auténtica dice de montar la clara en nieve y añadir el aceite poco a poco. Pppffffffff que complicado nos lo ponen. Ni caso, por lo menos en mi cocina !! El huevo ya lo has mezclado con la harina, al principio, y ya está, no te compliques.

La receta auténtica (!!) también dice de dejar reposar tu masa durante 1h… Bueno, yo no lo hago nunca, porque cuando me da por hacer galettes, ya es la hora de cenar, así que esperar 1 hora es impensable. Y saco unas galettes estupendas.

Coges una sartén, la que sólo utilizas para tus mejores tortillas, y la pones a calentar, con una capa muy fina de aceite, para que no se pegue la galette. Cuando la puedas despegar facilmente, toca darle la vuelta. Cuando esté hecha, la sacas y la dejas al lado, en una bandeja. Vuelves a engrasar un poco la sartén, y a por otra galette !

A la hora de rellenarla, yo prefiero rellenar una mitad, y doblar la galette, en forma de media luna. Es más fácil dorar la galette en ambos lados, en la sartén, para que quede bien dorada. Mi última receta fue un relleno de queso Ossau-Iraty y jamón dulce. Ñam !

Acompañaras tu galette de una sidra, bretona por supuesto !

Bon appétit !