Pollo con salsa de queso Maroilles

EL QUESO MAROILLES ? TU MEJOR ALIADO PARA SORPRENDER A TUS INVITADOS !

Érase un sábado por la mañana. Te acabas de levantar, y te estás tomando el café tranquilamente, o un Nesquik, o un zumo, o las tres cosas. Hasta allí bien. Y de repente, te acuerdas de que tienes invitados para cenar. Y no pocos….6 personas. No has pensado en el menú, y te da pereza ir a supermercado. A quién no le da pereza ir al súper ? Y un sábado ? Bueeeno, no pasa nada, está todo bajo control.

Nuestra entrada de hoy es una nueva receta : pechugas de pollo con salsa de queso Maroilles, para sorprender a tus invitados, y hacerles viajar hasta Francia. Hasta ahora desconocías hasta la existencia de este queso, verdad ? Pues tu Epicerie Mélanie te acerca una de las delicias de mi región, el Norte-Pas de Calais, un símbolo : el queso Maroilles. Es un queso de leche de vaca, creado en la Abadía de Maroilles, en el siglo X. Huele muy fuerte, no nos engañemos, pero su sabor es más bien suave.

Ya he ido avisando, en algunas entradas de este blog de que no soy gran cocinera, así que si yo confío en esta receta, puedes confiar tú también !!

Y se trata de una receta exclusiva, sacada de una revista llamada “Secretos de la cocina del Norte-Pas de Calais” !!

Nos ponemos manos a la obra ? Adelante. Necesitaremos :

  • 6 pechugas de pollo
  • Un poco de mantequilla
  • 1 cebolla
  • 1 diente de ajo
  • 1 vaso de vino blanco (si tienes previsto tomarte un sorbito durante la preparación, échale un poco más. Es un secreto que quedará entre tú y yo).
  • 1 Maroilles de 200g
  • 25 cl de nata liquida
  • Sal y pimienta

Coges una sartén, le pones una buena nuez de mantequilla, y a calentar. No dejes que se queme la mantequilla, eh ? Solo que se dore. Pones las pechugas de pollo, el ajo picado y la cebolla picada. Durante la cocción, añades el vino y dejas que haga “chup chup” durante unos pocos minutos, que no se evapore todo.

Después, coges el Maroilles y con un cuchillo, le rascas un poco la corteza. No te pases, sino te llevas medio queso. Lo pones a derretir con la nata liquida.

Último paso ? Verter tu suculenta salsa encima de las pechugas de pollo. Lo acompañas con arroz o patatas… Está buenísmo !

Lo acompañaras de un vino blanco, seco, o de una cerveza, del Norte por supuesto !

El Maroilles, tu nuevo mejor amigo en la cocina, y el vino disponibles, como no, en tu Epicerie Mélanie !!

Hasta la próxima entrada !

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ocho − tres =