MUFFINS DE MORBIER

Cuanto tiempo desde mi última entrada ! Ha pasado el verano, y si me despisto, entraremos en el invierno y seguiré sin haber publicado.

Hablando de invierno, he encontrado el compañero ideal de mis inventos en la cocina para entrar en calor ! Los que me leéis sabréis ya que la cocina y yo es una historia de amor y desamor. Pero no me rindo, jamás. Y hoy, os voy a presentar una receta, que me parece hasta fácil ! Y no dejaremos la cocina hecha un campo de batalla : hay que tener este detalle en cuenta a la hora de innovar en la cocina. El producto estrella de esta receta es un queso fantástico, y que gana mucho si se toma caliente. Es ideal para estas cenas contundentes de invierno. Esta maravilla se llama Morbier. Una delicia elaborada con leche cruda de vaca, y que tiene denominación de origen desde 2002. Nos viene directamente de la región llamada Franco-Condado.

Mi receta de hoy : muffins al Morbier y tomates secos. Bueno, digo “mi” receta, pero nos entendemos, verdad ?  Venga, som-hi.

Para 4 personas, tendrás que tener preparado :

Unos moldes especiales para muffins. Si son de silicona, mucho mejor. Es más fácil a la hora de sacarles del molde, y no se engancha.

-150g de Morbier (ya sabes dónde encontrarlo, verdad ? En Epicerie Mélanie, por supuesto)

-150g de harina

-2 huevos

-medio paquete de levadura química

-2 cucharaditas de crème fraîche

-1 cucharada sopera de leche

-1 cucharada sopera de aceite de oliva

-media cucharadita de curry

-6 trozitos de tomates secos

-2 cucharadas soperas de cebollino bien cortada, muy fina.

-Sal y pimienta

 

Pon el horno a calentar a 180º. Mientras se va calentando, preparas los muffins. Coge una ensaladera y mezcla la harina con la levadura.

En otra ensaladera, mezcla los huevos, la nata liquida, la leche, el aceite, el curry, los tomates secos cortados en trozitos, el cebollino, el Morbier cortado en pequeños dados, la sal y la pimienta. Ahora, tienes que mezclar esta preparación con la harina y la levadura. Tiene que ser rápido. Solo mezclar, y que quede bien. Ahora que tienes esta fabulosa preparación lista, tienes que rellenar tus moldes de muffins, pero solo ¾ partes, porque la masa subirá. Y al horno, durante 25 minutos.

Ahora viene la parte que hace que no cocino más a menudo : tienes que fregar, recoger, secar, guardar… Pero ¿verdad que no se nos ha acumulado tanto ? Que bien.

Han pasado los 25 minutos ? Fantástico ! Tienes que sacar los muffins del horno, y esperar un ratito a que se enfríen un poco. Los puedes comer calientes, o tibios, acompañados de una buena ensalada de rúcula por ejemplo.

Bon appétit, y hasta la próxima entrada !!

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

8 + 16 =